Hace varios años, mi esposo, trató de persuadir al colegio donde estudiaba mi hija, la posibilidad de no llevar sus cuadernos ese año lectivo y que le permitieran reemplazarlos por su iPad. Esta idea nació al ver cómo ella era muy hábil al usar los dispositivos móviles y observó como este dispositivo la ayudaba a simplificar y organizar sus procesos de aprendizaje. Sin embargo, la respuesta del colegio fue negativa.

Sinceramente, nosotros estábamos seguros de que esa iba a ser la respuesta. Debido a que la educación era manejada tradicionalmente con aulas de clase presenciales, pizarras acrílicas, cuadernos, libros, entre otros. Sin embargo, a raíz de la pandemia en el 2020 la educación experimentó una transformación digital radical cambiando el concepto de cómo se llevaban a cabo las clases.

 No obstante, en el 2021 se experimentará el retorno progresivo a las clases presenciales, donde se vendrá un nuevo reto “La educación Híbrida”. Pero, ¿Qué es la Educación Híbrida?, en pocas palabras es la combinación de la educación presencial con la online utilizando distintos recursos digitales para el manejo del aula con alumnos presenciales y a distancia a la vez.

El desafío es grande pero no imposible, estoy segura que esto se podrá lograr y dependerá de la inversión que realice la institución y no hablo solamente de los equipos tecnológicos sino también el tiempo destinado a la planificación de clases, capacitaciones a padres, estudiantes y profesores. Recordemos que toda implementación genera un tipo de resistencia en las personas, sin embargo, con el plan de acción socialización apropiado, estoy segura que se logrará obtener resultados reales y efectivos generando una confianza en este modelo de educación. 

Existen 4 elementos claves que debemos tomar en cuenta para lograr un manejo exitoso del modelo híbrido los cuales son: 

  1. Equipamiento electrónico

Es indispensable contar con una buena conexión de internet y ancho de banda. Además, de equipos como: cámaras 180° o 360°, micrófonos inalámbricos, pizarras digitales y computadoras portátiles. 

2. Plataformas virtuales 

Contar con una plataforma LMS que permite un manejo correcto del aula virtual y registrar el proceso educativo e informativo del estudiante, además de facilitar la gestión educativa a los docentes. Como plataforma complementaria es vital tener una que permita realizar videoconferencias, por ejemplo Zoom, Google Meet, Microsoft Teams o Blackboard Collaborate que cuentan con los elementos necesarios para lograr un control óptimo de la sesión en línea.

3. Creación de contenidos

Recopilación de contenidos, materiales didácticos, uso de aplicaciones en línea que permita crear un entorno interactivo para aprender y captar la atención de los alumnos a distancia y presenciales.

4. Capacitación Completa

Preparar a profesores para el manejo y dominio de los recursos de aprendizaje informáticos e inculcar una planificación más estructurada para los múltiples roles y planes de contingencia para actuar frente a problemas técnicos. Por esto es recomendable que cada salón cuente con un profesor y un ayudante o auxiliar.

Los errores que debemos evitar para la implementación de las clases híbridas son:

  1. Descuidar la conectividad de la institución

 La institución educativa debe garantizar que la transmisión de la clase sea óptima, sería un grave error solo enfocarse en los alumnos presenciales y sacrificar la calidad en el aprendizaje de los alumnos online.

También, podemos aplicar la siguiente fórmula que nos permite saber si la conexión es la adecuada: 

Total de alumnado x 40% x 0,02= (se compara con el ancho de banda)

  • El 40% va a variar ya que lo define el porcentaje de aforo permitido que actualmente es 30% y un porcentaje adicional tomando en consideración la cantidad de profesores.
  • El 0.02 son los 200 Kbps de velocidad promedio de transmisión de video por alumno en calidad normal a baja.

2. Dejar de utilizar la plataforma LMS

El centro de aprendizaje no debe estar enfocada al aula presencial sino en la plataforma LMS escogida, ya que se registrará todo el proceso académico y pedagógico. 

3. No hacer auditorías internas para medir el rendimiento institucional

Hacer un monitoreo constante les permitirá estar al tanto de la vanguardia digital y posicionarse como colegio referente en el modelo educativo. Permitirá que el colegio pueda medir constantemente el proceso, analizar si su personal docente requiere refuerzos en la capacitación, si los alumnos se sienten cómodos y pueden entender claramente sus clases, si los padres de familia tienen confianza en el modelo, si la conectividad es la adecuada, si los equipos adquiridos deberían mejorarlos, entre otros. para tomar los correctivos inmediatos para la mejora constante.

Durante este tiempo de pandemia hemos aprendido a adaptarnos al cambio abruptamente y la educación no ha sido la excepción. Por esta razón, es importante estar preparados para todo tipo de cambio y no quedarnos atrás y avanzar de la mano con esta nueva corriente de transformación digital.

Publicado por Katherine Moreira

Experiencia en Dirección de Proyectos, Gestión y Manejo Empresarial,  Auditoría ISO9001:2000 y Formación en Ventas y Marketing Digital